Saltar al contenido

Consejos para Viajar a Cusco por primera vez

Visitar Cusco es una experiencia mística difícil de explicar con palabras. Podríamos decir que te renueva de energías con su misticismo, sus paisajes naturales y el cariño de su gente… aunque un viaje a Cusco representa mucho más.

Consejos para Viajar a Cusco por primera vez

Lo que sí podemos decirte es que, así como hemos dado consejos para viajar a Perú, hay 10 consejos esenciales para organizar un viaje a Cusco que debes saber antes de organizar tus maletas.

1. Elije la mejor época para viajar según tus intereses

La verdad es que se puede visitar Cusco en cualquier época del año aunque debemos de mencionar 2 momentos bien marcados: la temporada de lluvias y la temporada seca.

Temporada de lluvias

La temporada de lluvias en Cusco se da entre los meses de noviembre y abril, en esa época podrás ver el Valle Sagrado de los Incas lleno de vida y color.

Sin embargo, las lluvias caen casi a diario con cierta intensidad, especialmente entre los meses de enero y febrero, lo que puede desanimar a algunas personas.

Justamente enero y febrero son los meses menos recomendados para la visita a Cusco ya que Machu Picchu suele estar nublado, la Montaña de 7 Colores se cubre de nieve y el Camino Inca cierra en febrero.

En honor a la verdad, noviembre e inicios de diciembre sigue siendo agradable para visitar y tienes el extra de encontrar precios asequibles en tours, excursiones, actividades y alojamiento.

Temporada seca

La temporada seca ocurre entre los meses de mayo a octubre, no solamente coincide con la temporada alta para el turismo en Cusco sino que es cuando el clima es más agradable para las largas caminatas por sus maravillas naturales.

Durante esa época las lluvias sin mínimas, siendo normalmente pequeñas garúan que terminan en pocos minutos seguidos de largos periodos de sol.

Vale la pena destacar en esa época el mes de Julio, el cual podría ser tu peor mes para visitar Cusco.

Esto no se debe a que haya mal clima sino que coincide con las vacaciones escolares y la celebración de Fiestas Patrias, convirtiéndose en el mes con mayor flujo turístico.

2. Prepara tu equipaje según la ocasión

Si te estás preguntando qué empacar para un viaje a Cusco, este varía ligeramente según la época del año.

La idea general es vestir siguiendo la regla de las 3 capas para ir adaptándonos a los diferentes microclimas de la región (sol, lluvia, granizo, viento).

Pese a todo hay artículos que siempre deberás llevar contigo, estos son:

  • Poncho para lluvia o ropa impermeable.
  • Zapatillas cómodas (para la ciudad).
  • Zapatos de trekking (para excursiones).
  • Bloqueador solar.
  • Repelente contra insectos.
  • Bastones de trekking (opcional).

3. Lleva efectivo contigo

Al igual que ocurre en otras ciudades lejos de Lima, son pocos los lugares donde podrás pagar utilizando tarjeta de crédito o débito.

La mayoría de lugares fuera del casco histórico de Cusco solamente aceptan dinero en efectivo (soles).

Así que si quieres cambiar divisas (dólares/euros) así como retirar dinero del cajero, te recomendamos hacerlo cerca de la Plaza de Armas de Cusco.

Cuando te encuentres en los pueblitos cercanos a Cusco será muy difícil encontrar otro medio de pago.

4. Planea tu ruta teniendo en cuenta la altitud de Cusco

En un artículo anterior explicamos cómo ir de Lima a Cusco, ruta bastante popular por turistas nacionales y extranjeros, especialmente si viajas en avión.

No obstante, debes tener en cuenta que la diferencia de alturas entre ambas ciudades ronda los 3000 metros, razón por la que más de uno estará propenso a sufrir soroche (mal de altura).

Al organizar tu primer viaje a Cusco, si no estás acostumbrado a la serranía peruana, no es recomendado que hagas la ruta directa Lima – Cusco.

En su lugar te recomendamos visitar Arequipa (2300 m.s.n.m) por uno o dos días para que tus pulmones se habitúen a la altura.

Esto sin mencionar que es una buena oportunidad de probar la gastronomía arequipeña, y comprar vestuario elaborado con lana de alpaca y vicuña a precios asequibles, entre otras cosas.

5. Tómate el primer día con calma

Sí, sabemos que cada minuto de tu viaje cuenta pero como mencionábamos antes resulta sumamente importante cuidarse del mal de altura.

Una forma de prevenirlo – o al menos mitigarlo – es pasar tu primer día en Cusco realizando la menor cantidad de esfuerzo físico.

Ello se traduce en conocer en Centro Histórico y el Mercado de San Pedro, dos actividades que puedes hacer por tu cuenta o con un tour gratuito a pie.

Tampoco pretendas darte grandes festines culinarios el primer día ya que las grasas y el mal de altura no se llevan bien.

6. Hay opciones de alojamiento para todos los gustos y presupuestos

Lo que se hace normalmente en Cusco es buscar un hotel cerca de la Plaza de Armas de Cusco desde el cual partir a los diferentes tours y excursiones.

Aunque si viajas solo (o sola) también puedes elegir un party hostel donde disfrutar tu soltería por las noches y conocer Cusco durante el día.

Por otro lado, si quieres vistas únicas y espectaculares de la ciudad dispones de hoteles en San Blas, este barrio se ubica en una terraza natural así que no hay pierde.

Eso sí, a muchos hoteles en San Blas no se puede llegar directamente en auto así que te recomendamos viajar ligero porque puede que tengas que cargar tu propio equipaje durante un par de cuadras.

7. Algunas reservas necesitan meses de anticipación

En la mayoría de ocasiones puedes ir a Cusco sin mucha planificación y conseguir un tour para la excursión que quieres de una día para otro.

Aunque la principal excepción es la visita a Machu Picchu, se recomienda comprar las entradas para Machu Picchu con al menos un mes de anticipación o 3 meses si también visitarás la Montaña de Huayna Picchu.

Lo mismo pasa con las reservas de hoteles de Aguas Calientes (Machu Picchu Pueblo) ya que el aforo es tan limitado que puedes quedarte sin un lugar donde pasar la noche si no reservaste previamente.

8. Cusco es mucho más que Machu Picchu

Si bien Machu Picchu es el lugar más visitado de Cusco, hay muchos otros lugares que valen la pena visitar.

Por ejemplo tenemos los sitios turísticos ubicados en la ciudad de Cusco y sus alrededores: Templo de Qorikancha, Complejo Arqueológico de Qenqo, Fortaleza de Sacsayhuamán, etc.

Además, si eres amante del trekking y la aventura tienes destinos como la Montaña Arcoiris, Pisac, el Camino Inca, entre otros.

9. El Boleto Turístico de Cusco es clave si viajas sin tour

Un dato curioso que ocurre con buena parte de las atracciones de Cusco es que no podrás comprar entradas individuales para visitarlas sino que tendrás que utilizar un tipo de abono turístico denominado “Boleto Turístico de Cusco”.

Este a su vez se divide en 4 tipos de tarjetas turísticas:

  • Boleto Turístico Integral: Da acceso durante 10 días consecutivos a 16 monumentos y complejos arqueológicos de Cusco.
  • Boleto Turístico Parcial – Circuito I: Tiene la vigencia de 1 día y da acceso a Sacsayhuamán, Qenqo, Tambomachay y PukaPukara.
  • Boleto Turístico Parcial – Circuito II: Tiene duración de 2 días, abarca lugares de interés turístico del Centro Histórico y el Valle Sur (Tipón y Pikillacta).
  • Boleto Turístico Parcial – Circuito III: Dura 2 días y te da acceso a los atractivos de Valle Sagrado de los Incas; es decir, Pisac, Chinchero, Moray y Ollantaytambo.

10. Prepárate para dormir poco y disfrutar mucho

Hay excursiones como la Montaña de 7 Colores, la Laguna Humantay, ir en tren desde Cusco a Machu Picchu para los que debemos salir de nuestro alojamiento a las 04:00 o 05:00 de la madrugada.

Incluso si no es así, las discotecas y vida nocturna dentro de la misma ciudad de Cusco es bastante animada, incluso entre semana así que prepárate para una experiencia maravillosa que Cusco te espera.